jueves, 29 de agosto de 2013

de llorar

no me gusta mucho hablar de casa.
pero es que hoy no lo puedo evitar.
le han regalado a mamá una cosa muy maja, como unas plantas así muy modernas.
se ha emocionado.
antes me hablaba de las propiedades del puré de calabaza.
y ha empezado a llorar. ha dicho que se acordaba cuando hace 50 años abrió el bar.
los tres hemos llorado, pero A. ha preguntado porque lloras y ella ha dicho:
oye¡¡¡ dejarme llorar.
en casa somos de llorar.
fin.

1 comentario:

  1. Claro que sí! Hay que llorar, sobretodo si es de emoción.

    ResponderEliminar